Blog

Si escribes en el buscador de la cabecera la palabra clave que te interesa, obtendrás un listado con todas las páginas en las que aparece.







Entradas recientes

  • Estrés en las etapas de desarrollo Estrés en las etapas de desarrolloHemos visto en un artículo anterior las necesidades, capacidades e incapacidades de un perro en cada etapa de su desarrollo y también que sucede ...
    Publicado a las 14 oct. 2018 5:46 por Ana Masoliver
  • Periodos de miedo en las etapas de desarrollo Periodos de miedo en las etapas de desarrolloYa hemos visto las necesidades, capacidades e incapacidades de cada etapa de desarrollo. Hemos hecho un esquema para nos sea más ...
    Publicado a las 10 sept. 2018 3:41 por Ana Masoliver
  • Los perros necesitan ejercicio Los perros necesitan ejercicioHay muchos factores por los que los perros de hoy en día han perdido su libertad y derivado de ello, su criterio. Ya no deciden cuando ...
    Publicado a las 6 sept. 2018 2:42 por Ana Masoliver
Mostrando entradas 1 - 3 de 44. Ver más »

Estrés en las etapas de desarrollo

publicado a la‎(s)‎ 24 sept. 2018 1:54 por Ana Masoliver   [ actualizado el 14 oct. 2018 5:46 ]

Estrés en las etapas de desarrollo

Hemos visto en un artículo anterior las necesidades, capacidades e incapacidades de un perro en cada etapa de su desarrollo y también que sucede y que tener en cuenta en los distintos periodos de miedo que se van sucediendo entre dichas etapas. Esta hoja de ruta nos ayudará a ir dando los pasos adecuados para lograr la madurez en un perro adulto.

Para completar los cuadros anteriores vamos a ver ahora qué puede causar estrés a un perro en una época determinada, dependiendo del momento de crecimiento en el que se encuentre y que podría complicar su desarrollo y traer consecuencias en su comportamiento y convivencia en familia.

 



















Periodos de miedo en las etapas de desarrollo

publicado a la‎(s)‎ 10 sept. 2018 3:41 por Ana Masoliver   [ actualizado el 10 sept. 2018 3:41 ]

Periodos de miedo en las etapas de desarrollo

Ya hemos visto las necesidades, capacidades e incapacidades de cada etapa de desarrollo. Hemos hecho un esquema para nos sea más fácil tenerlas todas presentes a la hora de analizar la madurez de un perro. 

En esta línea de tiempo no podemos olvidarnos de los periodos de miedo que ocurren en los cambios de una etapa a otra y están originados por la incertidumbre que tiene el perro al recibir cambios muy importantes, tanto en su entorno físico y social, como en su cuerpo y su percepción de lo que le rodea.

Estos periodos de miedo son parte del desarrollo, algunos perros serán más sensibles a estos cambios que otros pero todos tendrán en algún momento está sensación de inseguridad. Nuestro papel es estar atentos para no forzar situaciones en estos momentos, para cuidar las rutinas y la exigencia diaria, trabajar la calma y el respeto por el tiempo que necesite nuestro perro para entender y asimilar lo que le está sucediendo y continuar, con fuerza y seguridad, en su camino hacia la madurez.


Los perros necesitan ejercicio

publicado a la‎(s)‎ 3 sept. 2018 4:12 por Ana Masoliver   [ actualizado el 6 sept. 2018 2:42 ]

Los perros necesitan ejercicio

Hay muchos factores por los que los perros de hoy en día han perdido su libertad y derivado de ello, su criterio. Ya no deciden cuando se mueven, por donde y a que ritmo. Ahora viven en pisos, salen atados y dependen de nuestro tiempo, disposición, paciencia y cargas emocionales para poder cubrir su necesidad de ejercicio.

Un perro aprende a regularse físicamente, no necesita que nadie le enseñe que tipo de ejercicio tiene que realizar, cuanto tiempo o con que intensidad. Lo aprende mientras va creciendo, aprende a regularse solo… si tiene la oportunidad, claro…..si le dejamos…..

Cansar no es relajar, son términos opuestos, cuando un perro realiza un ejercicio físico elevado activa todos los mecanismos de estrés, su cuerpo se activa y genera una serie de hormonas que lo mantienen activo y preparado durante un buen rato incluso cuando ya ha dejado el ejercicio y se tumba a descansar. Esas hormonas tardan un buen rato en desaparecer del torrente sanguíneo. Después de correr tras la pelota, de hacer footing o de correr atado a la bici, el perro está cansado físicamente pero activado mentalmente. Seguro que os ha pasado alguna vez llegar a casa muy cansados, rendidos después de un día agotador, meteros en la cama y no poder dormir?!!?!!?!! 

Efectivamente cansar no es relajar. 




Nuestra forma de vida con los perros (falta de libertad, sobre estimulación, necesidades sociales no cubiertas, etc.) sube los niveles de estrés, los hace nerviosos e hiperactivos, nos genera la sensación de que necesitan ejercicio para calmar esa ansiedad por lo que les damos grandes paseos y los sometemos a actividades de intensidad muy alta (pelota, juego intenso con otros perros, paseos con correa por entornos sobre estimulantes, deportes caninos…) que hace que los mecanismos de estrés se pongan otra vez en marcha y vuelvan a estar activos y ansiosos aunque al llegar a casa se tumben a dormir y nos de la sensación se estar calmados, no, lo que están es cansados.

Además están las creencias y leyendas populares que nos bombardean con la necesidad de ejercicio de un perro en cuanto aparece algún problema de comportamiento o para prevenirlos ¡¡GRAN ERROR!! Ya hemos visto que si generamos más estrés se genera más ansiedad, más nervios y más comportamientos exagerados de todo tipo: miedo, agresividad, destrucción…

Otro ingrediente incendiario en este cocktail es nuestro cargo de conciencia, los dejamos muchas horas solos en casa y eso hay que compensarlo y en vez de dar paseos de calidad terminamos dando prioridad a la cantidad. Creemos compensar esas horas que se quedan solos en casa con esa frase de “yo me llevo a mi perro a todos lados”, si pero a todos “nuestros lados”, a “nuestros planes”…. no a los suyos… 

La frustración que sufre un perro en entornos urbanos, atado, sentado en una terraza, andando sin poder parar a olisquear, etc... y la continua información que recibe de todos los estímulos que le rodean hacen que sus niveles de estrés vuelvan a subir con una de esas salidas de "viene conmigo a todas partes"




¿Te has fijado como se mueve tu perro?

publicado a la‎(s)‎ 29 jul. 2018 5:08 por Ana Masoliver   [ actualizado el 29 jul. 2018 5:08 ]

¿Te has fijado como se mueve tu perro?

Todos los días caminamos con ellos, sueltos o sujetos por una correa, pero pocas veces nos fijamos en como se mueven. Somos muy distintos en este aspecto y para que los dos disfrutemos del paseo tenemos que adaptarnos los unos a los otros.

La primera gran diferencia son nuestras patas/piernas, nosotros tenemos dos y ellos cuatro, bien… la segunda es la altura, depende de la raza y de que humano lleve la correa pero, generalmente, nuestras piernas son más largas que sus patas y nuestra zancada mas grande, si queremos ir a nuestro paso al perro le supondrá un sobre esfuerzo y si vamos a su paso tendremos que frenar el ritmo y disfrutar de la paciencia ya que los perros vagabundean y se mueven donde su nariz les lleve, pocas veces en línea recta.



Para que un paseo se considere de calidad tiene que estar adaptado a las necesidades del perro, por algo es su paseo, nosotros podemos disponer después de nuestro tiempo para irnos de recados o de terrazas.

Un perro necesita, como hemos dicho, vagabundear, explorar, entender las cosas que suceden en su entorno y para esto es básico el tiempo. 

Si caminamos rápido, el perro se acelera mentalmente pero si caminamos despacio el perro va más relajado y será consciente de su entorno.




Muchas gracias a Viole por esta tira tan ilustrativa y que ha inspirado esta publicación. ¡Eres una artista!

Pros y contras de la castración

publicado a la‎(s)‎ 5 may. 2018 14:49 por Ana Masoliver   [ actualizado el 16 sept. 2018 4:31 ]


Pros y contras de la castración

Consulta veterinaria La Palmera




La sobreprotección en los cachorros

publicado a la‎(s)‎ 25 abr. 2018 8:19 por Ana Masoliver   [ actualizado el 25 abr. 2018 8:20 ]

La sobreprotección en los cachorros

 ¿Es malo sobre proteger a nuestro cachorro? Somos responsables de su bienestar, de su educación y desarrollo pero muchas veces confundimos esta responsabilidad con la necesidad de control y de evitarles todos los males que pudieran ocurrirles. 

Estamos en un momento en el que a los propietarios de perros se nos ha hecho creer en una imagen del perro muy concreta: sociable, obediente, 100% adaptado a nuestras circunstancias, sumiso y controlado en todo momento, olvidando su naturaleza y necesidades más básicas. Ser un buen dueño implica conseguir todo esto de tu perro y si es desde cachorro mejor que mejor.

De lo que no somos tan conscientes es de la incapacidad que generamos cada vez que le quitamos una de las herramientas básicas en la vida que es la adquisición de autonomía. 



Sobreproteger es desproteger




Los dueños debemos observar, estar pendientes de nuestro cachorro pero no intervenir a la primera de cambio, si ladra, si tiene un conflicto con otro perro, si no puede superar un obstáculo físico, si mordisquea algo, si desaparece unos segundo de nuestra vista, si come alguna basurilla… el fruto de esta hipervigilancia es, entre otras cosas, un cachorro con una baja tolerancia a la frustración.

Existe el dueño helicóptero que sobre vuela por encima de su cachorro dirigiendo cada uno de sus pasos, el dueño apisonadora que en vez de preparar al cachorro para que recorra su camino en la vida, controla el camino para que no tenga ningún problema, el dueño mánager que quiere que su cachorro sea un as en un aspecto concreto de su vida, como una disciplina deportiva o adiestramiento concreto, pero olvidan el resto de facetas como la relación con otros individuos de su misma especie, el dueño guardaespaldas que va protegiendo e impidiendo que ningún perro se acerque al suyo por infinitos motivos a cada cual más inverosímil, el dueño perfeccionista que quiere que su cachorro obedezca, aprenda y se comporte como la sociedad espera y que termina sintiéndose culpable por no poder conseguirlo, el dueño incómodo, al que la presión social le puede y exige a su cachorro una serie de comportamientos impuestos por el “que dirán” y que a él, en realidad, no le molestan... y así podríamos añadir un sin fin de tipos de dueños que generamos unos perros humanizados e incapaces. 

El control no es la solución y puede llegar a convertirse en un problema al impedir el aprendizaje. Los dueños tenemos que tener paciencia y ser tolerantes para que nuestros cachorros aprendan las normas y los límites de nuestra convivencia, la tolerancia a la frustración y a resolver sus conflictos sociales, tanto con perros como con personas, sin nuestra presencia inmediata.

Hemos entendido y aplicado muy mal el concepto de autoridad, hay alternativas al control, todo no puede ser NO, no podemos llenar su vida de ordenes e indicaciones solo lógicas para nosotros sin que nos traiga consecuencias. El error tras la toma de una decisión es un aprendizaje muy valioso al que todos tenemos derecho, también nuestros perros, la libertad de elección en la manera de expresar una emoción es un aprendizaje muy valioso al que todos tenemos derecho, también nuestros perros, gestionar y resolver los pequeños conflictos diarios es un aprendizaje muy valioso al que todos tenemos derecho, también nuestros perros.

Tratamos a los perros toda su vida como si fueran un cachorro incapaz, descerebrado, impulsivo, carente de criterio…. Los perros han alcanzado la edad adulta y una buena madurez desde el principio de los tiempos sin nuestra ayuda, debemos ser acompañantes en ese camino, no guías ni directores. Volvamos a recordar la naturaleza de un perro, sus motivaciones y necesidades básicas, devolvamosles las capacidades que tanto admiramos y que cada día nos sorprenden más por ser cada vez menos habituales y disfrutaremos de esos perros de antes, que todos recordamos por su buen hacer, y que no entendemos porque ya no son así.

Efectos de la ovariohisterectomía sobre cambios de la conducta

publicado a la‎(s)‎ 4 abr. 2018 13:24 por Ana Masoliver   [ actualizado el 4 abr. 2018 13:27 ]

Efectos de la ovariohisterectomía sobre cambios de la conducta


Artículo de la revista CONSULTA de difusión veterinaria nª 135.

Según un trabajo* realizado con hembras de pastor alemán de entre 5 y 10 meses de edad, la ovariohisterectomía induce un incremento en la capacidad de reacción frente a estímulos como el acercamiento de personas desconocidas con perros desconocidos. Seguramente estos resultados pueden extrapolarse a otras razas y deben ser tenidos en cuenta por los veterinarios a la hora de informar a los propietarios y de explicarles que una perra puede ser más reactiva después de la castración porque se pierde los efectos calmantes de la progesterona o porque el aumento de gonadotropinas estimula la liberación de andrógenos adrenales. 

La ovariohisterectomía es una cirugía muy común en perras. Suele realizarse para prevenir gestaciones no deseadas, tratamiento de piometras, metritis, neoplasías, quistes o torsión uterina. Aunque se recomienda en muchas situaciones y se ha escrito mucho sobre sus ventajas, existen pocos estudios sobre los efectos secundarios de este tipo de operación sobre los cambios de comportamiento.

La reactividad de un perro puede deducirse por signos visuales prestando atención a su postura y a la posición de sus orejas y su boca, su expresión facial o el pelo erizado. Para investigar los cambios de conducta tras la ovariohisterectomía se exponen a los perros del presente estudio a un fuerte estímulo social como es la presencia de una persona desconocida con un perro desconocido que se acercan a la jaula del animal. Entonces se observan y se registran su comportamiento y las señales visuales y auditivas que muestra. El grado de reactividad se puntúa del 0 al 3 según una escala predeterminada.

En las observaciones realizadas se aprecia como las perras castradas, en comparación con las sexualmente intactas, levantan más veces la cabeza, desplazan las orejas hacia delante más a menudo, elevan la comisura de los labios, saltan y ladran más.


* Kim HH, Yean SC, Houp KA, Lee HC, Chang HH, Lee Hj. Effects of ovariohysterectomy on reactivity in German Shepherd dogs. The Veterinary journal 2006: 172; 154-159.

Etapas de desarrollo

publicado a la‎(s)‎ 21 mar. 2018 12:11 por Ana Masoliver   [ actualizado el 10 sept. 2018 15:30 ]

Etapas de desarrollo

Es importante conocer las características propias de cada etapa de desarrollo, saber qué sucedería en cada una de ellas de forma natural, qué necesidades tiene nuestro perro cuando atraviesa una de estas etapas, qué aprendizaje tiene que darse para que pueda avanzar correctamente en el camino hacia la madurez emocional, qué será complicado que pidamos o pretendamos que nuestro perro aprenda o realice sin tener consecuencias, en forma de inseguridad, ansiedad o estrés, por estar lejos de los objetivos y necesidades naturales.

En definitiva, las etapas de desarrollo son como una hoja de ruta que nos sirve de guía para acompañar a nuestro perro en el camino hacia su madurez. Hemos resumido y esquematizado en estos cuadros lo más importante de cada etapa para que puedas reconocer en que punto de su desarrollo está tu perro, que etapas no pudo completar, que cosas se quedaron atascadas y que a pesar de su edad física, sigue arrastrando y que serán claves para mejorar muchos de los problemas que ahora presenta.

  
  
 

Educar perros Seguros

publicado a la‎(s)‎ 22 feb. 2018 12:52 por Ana Masoliver   [ actualizado el 22 feb. 2018 13:32 ]

Collar y tiroides

publicado a la‎(s)‎ 17 nov. 2017 4:03 por Ana Masoliver   [ actualizado el 17 nov. 2017 9:56 ]

Collar y tiroides

¿Puede el uso del collar provocar cambios en el comportamiento de tu perro?

Ya hemos hablado muchas veces de las nefastas consecuencias, físicas y emocionales que tiene para nuestros perros la utilización de collares de ahogo y semi ahogo (cordinos, martingale…) o pinchos pero hoy vamos a ir más allá, vamos a analizar si el uso del collar convencional puede provocar alteraciones en el comportamiento de nuestro perro. 

Uno de los motivos más relevante pero menos conocido y tenido en cuenta a la hora de poner un arnés a nuestro perro en lugar de un collar convencional, son los daños que se pueden producir en la glándula tiroides y sus consecuencias.


La tiroides es una pequeña glándula que se encuentra en la parte frontal del cuello del perro, tiene forma de mariposa con un lóbulo a cada lado de la traquea. La hormona tiroidea juega un papel muy importante en la regulación del metabolismo y en el funcionamiento adecuado del cuerpo. Es necesaria para el buen funcionamiento del corazón, pulmones, sistema digestivo, la piel y el cerebro, así como para fortalecer el pelo y los huesos. Tiene un funcionamiento complejo sometido a complicados mecanismos de control que hasta ahora no se conocen en su totalidad en el perro, pese a ello, hay indicios que sugieren un mecanismo regulador similar al descrito en la rata y el hombre.


Una de las afecciones de la tiroides descritas en veterinaria es el hipotiroidismo, un trastorno en el que las glándulas tiroides tienen poca actividad y no secretan la suficiente hormona tiroidea provocando que su metabolismo sea más lento de lo que debería. Algunos de los síntomas de un perro con hipotiroidismo son:
  • Falta de energía. 
  • Aumento de peso sin aumento del apetito. 
  • Poca tolerancia a lo frío, ritmo cardíaco lento. 
  • Cambios en la piel - sequedad, pérdida de cabello, decoloración y engrosamiento, infecciones bacterianas. 
  • Infecciones crónicas, incluyendo de piel y oídos. 
  • Desarreglos hormonales - celos muy irregulares o ausencia de celos.
  • Cambios significativos en el comportamiento como depresión, agresión, ansiedad, compulsión, convulsiones. 
En el caso del hipotiroidismo, al menguar la producción de hormonas y reducir el metabolismo del cuerpo, también disminuyen los niveles de serotonina (estabiliza el estado emocional ante situaciones de tensión), norepinefrina (responsable de la respuesta de lucha o huida), y ácido gamma-aminobutírico (GABA) (ayuda a controlar el miedo y la ansiedad cuando las neuronas se sobreexcitan) en el cerebro

La relación de la tiroides y el estado de ánimo es muy estrecha. Es difícil tener alterados los niveles hormonales tiroideos y no notar una severa inestabilidad física y emocional. Las variaciones en los niveles hormonales inciden de manera directa no solo físicamente sino también cognitiva y emocionalmente. La tiroides es muy sensible a los estímulos sicológicos, algunas de las emociones que más relación guardan con la tiroides son la ira, la rabia o el enfado.

¿Crees que el uso del collar, que continuamente roza, golpea, presiona, ahoga. etc... la tiroides, puede alterar su funcionamiento y provocar cambios en el comportamiento de tu perro? Ante la duda merece la pena utilizar un arnés.

https://ddd.uab.cat/pub/clivetpeqani/11307064v16n2/11307064v16n2p111.pdf
http://www.webveterinaria.com/virbac/news19/hipotiroidismo.pdf
https://historiasveterinarias.wordpress.com/tag/glandula-tiroides/
https://mascotas.mercola.com/sitios/mascotas/archivo/2014/06/12/sintomas-de-hipotiroidismo-en-perros.aspx
https://lamenteesmaravillosa.com/tiroides-y-estado-de-animo-cual-es-su-relacion
https://psicologiaymente.net/neurociencias/serotonina-hormona

1-10 of 44