Actividades para disfrutar del tiempo libre con nuestro perro

Los motivos para tener un perro son muchos y muy variados y han ido cambiando con el paso de los años. Mientras que antes tenían una misión clara y bien definida, guarda, pastoreo, caza… en los últimos tiempos la compañía se ha ido perfilando como la tarea principal de nuestros amigos de cuatro patas. Están junto a nosotros casi con el único propósito de acompañarnos incondicionalmente, incluso a los perros que siguen trabajando en “sus labores” se les pide que también sean amigos y formen parte de su familia humana. 

Pero hay quien no se conforma solo con esa compañía, hay quien quiere tener una relación activa con su perro, quien busca enriquecer la vida de su compañero, quien desea disfrutar de actividades conjuntas en las que poder participar ambos sin llegar a convertirse en un trabajo o una obligación, poder llegar a una comunicación más compleja que permita practicar tareas lúdicas o deportivas, compaginar nuestras habilidades y las de nuestro perro para formar un equipo y divertirnos jugando.

Hay infinidad de actividades que se pueden practicar con él: agility, trickdogging, dogdancing, discdogging, mantrailing, flyball, obediencia, bikejoring, canicross… Siempre debemos ser conscientes de las características físicas y genéticas de nuestro perro para saber hasta dónde podemos llegar en la actividad que nos planteemos y ser justos a la hora de - entrenar - jugar - competir - con él. 


Agility: Es una disciplina donde el guía debe dirigir a su perro, sin correa, a través de una pista con una serie de obstáculos colocados de forma desconocida para el perro y que deberá librar de la manera más limpia posible compitiendo contra reloj. Aquí el binomio guía-perro es la base de todo el trabajo, la comunicación y el vínculo entre ambos son fundamentales, además de las características físicas que se requieren para salvar dichos obstáculos.

La energía y docilidad del English Springer Spaniel, su facilidad para ser adiestrado, su disponibilidad siempre a agradar y su genética de cazador entrenado para trabajar en equipo en distancias cortas, hacen que sea una raza ideal para practicar este deporte, si bien no será el más rápido de la pista no dudará en ejecutar con seguridad las órdenes que reciba de su guía.

Trickdogging o Habilidades: Es una variedad de adiestramiento canino que consiste en enseñar a nuestro perro diferentes trucos y habilidades, siempre en positivo y con el fin principal de divertirnos y buscar la motivación en él. Se necesita muy poco tiempo ya que las sesiones han de ser de pocos minutos y se puede practicar en cualquier lugar incluso dentro de casa. Con el trickdogging conseguimos ejercitar la mente y la concentración de nuestro compañero, desarrollamos todo su potencial cognitivo, fortalecemos su equilibrio emocional, reforzamos el vínculo e incluso podemos llegar a evitar o mejorar algunos problemas de comportamiento destructivos en casa o la ansiedad que provoca nuestra ausencia, entre otros. Al trabajarse siempre en positivo, se puede empezar a practicar desde los primeros meses de edad y seguir durante toda la vida, puede participar toda la familia, incluso los más pequeños, y es una excusa estupenda para reunirnos con otras personas y perros que también lo practiquen y pasar un buen rato compartiendo trucos y entrenamientos, trabajando además la concentración y socialización.

Nos será muy fácil practicar el trickdogging con nuestro ESS y enseñarle cualquier habilidad que nos propongamos gracias a su facilidad para crear un vínculo estable, su inteligencia, su temperamento asentado, sus ganas de agradar y la capacidad que tienen de trabajo en equipo.

Freetyle o Dogdancing: Es el siguiente paso al trickdogging, encadenar todas esas habilidades que ha aprendido el perro y convertirlas en una coreografía musical representada por él y su guía a dúo. El objetivo es demostrar las habilidades del perro de forma creativa. La ventaja frente a otras disciplinas como el agility es que no requiere de grandes exigencias físicas, los perros mayores pueden desempeñarlo sin problemas.

Igual que con el trickdogging nos será muy fácil practicar dogdancing con un ESS, están siempre dispuestos a aprender y a agradar a su guía, no tienen dificultades a la hora de aprender diferentes habilidades, son ágiles y de bonitos movimientos y aportan alegría y energía a las coreografías.

Discdogging: Consiste en lanzar discos, lo que comúnmente conocemos como frisbee, y que el perro los coja al vuelo mientras se va creando una coreografía de saltos y piruetas. Esta disciplina se puede complicar todo lo que uno quiera, cuanto más se especialice más en forma necesitan estar, tanto el guía como el perro. Requiere mucho entrenamiento, el guía debe saber lanzar los discos de forma correcta y el perro calcular bien para atraparlos en el aire de forma vistosa.

Podemos comenzar enseñando a nuestro ESS a recoger el disco en el aire e ir complicando los ejercicios en la medida que las características físicas y habilidades de ambos nos lo permitan, seguro que nuestras limitaciones son mayores que las de él...

Mantrailing: Es una forma de jugar al escondite con tu perro, él debe buscar personas (incluso objetos) en cualquier escenario, da igual que sea en espacios abiertos o en la ciudad. A diferencia de los perros de rescate, aquí no buscan una “victima” perdida sino a alguien que se ha escondido y debe distinguir entre diferentes olores humanos y discriminar el olor de la persona buscada.

Aquí los reyes son los perros con buen olfato y acostumbrados a seguir rastros específicos, que les guste resolver problemas y superar retos. El ESS busca con la nariz muy pegada al suelo con su trote característico, rápido y muy dinámico, son especialistas en la búsqueda de narcóticos y explosivos incluso son entrenados para detectar el olor a cadáver o líquidos acelerantes en casos de incendios provocados. Con esta disciplina nuestro ESS disfrutará enormemente poniendo en práctica una de sus mejores cualidades, el olfato. Además de gastar energía de una forma saludable y trabajar su concentración, reforzará su autoestima resolviendo problemas y fortalecerá el equipo perro - guía animándonos a superar cada vez retos más difíciles.

Flyball: Es una carrera de relevos entre dos equipos de 4 perros con sus respectivos guías que compiten a la vez en dos circuitos idénticos y paralelos. A la orden cada perro debe correr por la pista saltando cuatro saltos consecutivos en línea recta hasta llegar a una caja expendedora donde deberá accionar una palanca para que salga una pelota, recogerla y volver a recorrer la pista de vuelta para entregar dicha pelota a su guía dando así el relevo al siguiente compañero. Es un deporte donde la unidad del equipo es fundamental con todos los beneficios que esto conlleva para nuestro perro. No necesita mucha técnica, la mayor dificultad está en enseñar al perro a accionar la palanca de la caja expendedora, lo pueden practicar perros de todas las edades, razas y tamaños ya que según la velocidad de ejecución competirán equipos de nivel parecido, nunca con perros más rápidos. Aquí el guía no tiene que acompañar al perro en la carrera por lo que pueden practicarlo personas de edad avanzada o con problemas de movilidad. Una vez más se trabaja el vínculo y la compenetración guía - perro, se canaliza el instinto depredador innato en los perros y es una forma estupenda de gastar energía.

Puede que la velocidad en un sprint no sea una característica propia del ESS pero si su instinto de cobro innato y su disposición a trabajar en equipo. Son ágiles y están preparados para sortear pequeños obstáculos.

Obediencia Clase Internacional - OCI: En esta disciplina se trabaja el control, la obediencia, la socialización de los perros y la compenetración entre guía y perro. A diferencia de otras modalidades de obediencia deportiva no incluye guarda y defensa. Se valora la actitud positiva y la perfección en la ejecución de los ejercicios pero los jueces siempre tienen en cuenta las particularidades de cada raza. Se trabajan ejercicios como: permanencia en sentado y tumbado, posiciones sobre la marcha, junto sin correa, llamada interrumpida, cobro con salto, cobro direccional, discriminación olfativa, la caja…

El ESS es una raza ideal para practicar esta disciplina por su facilidad para el adiestramiento y su disposición natural a trabajar en equipo y a crear fuertes lazos con su guía.

Bikejoring: Es una modalidad del mushing que consiste en sujetar una línea de tiro a una bicicleta de montaña y enganchar a uno o varios perros con un arnés apropiado. Lo ideal es practicarlo en pistas de tierra con pocos desniveles y lo suficientemente ancha para que quepan bici y perro evitando asfalto y zonas pedregosas que les pueden lastimar patas y almohadillas. Se busca que el perro vaya por delante “tirando” ligeramente de la bici.

Canicross: También una modalidad del mushing, esta vez el perro va unido directamente a su guía con un arnés especial y una línea de tiro y ayuda al corredor yendo delante y “tirando” de él en la carrera monte a través.

El ESS es un perro acostumbrado a recorrer largas distancias en sus jornadas de caza y que no disminuye su ritmo con el calor, su ritmo es ágil y si mantenemos una velocidad constante y moderada, sin forzar su ritmo, podremos disfrutar de largos paseos por el monte formando un equipo de 6 “patas” o subidos en la bici.


Ana Masoliver


Artículo escrito para la revista Dogbreeder febrero/marzo 2012: