Soy un perro de exposición

Artículo escrito por Izaskun Arenas Moreno e ilustrado por Jorge Otero sobre las exposiciones caninas. 
Esperamos poder haceros llegar aunque sólo sea una mínima parte de lo que allí vimos, sentimos y escuchamos.


Hola. Mi nombre es Namuk, y soy un perro precioso. Cumplo el estandar de mi raza y soy un gran campeón.

Quiero hablaros de mi vida. Como buen perro que soy tengo mis inquietudes, mis necesidades, mis gustos. Me gusta el olor de la hierba fresca por las mañanas y me vuelve loco pasear con calma, sin prisas, parándome en cada hoja seca o rama que tanta información me regala de mi entorno. Me hace sentir seguro comprobar en ese primer paseo que todo está en orden y no hay de qué preocuparse. Percibir esa familiaridad y saber que no estoy en terreno hostil es lo más importante en mi vida, pues esto garantiza que no corro peligro. Por esto me entrego al paseo concienzudamente pues e suna tarea de vital importancia ocuparme de mi seguridad.

Cuando voy a un lugar nuevo necesito tiempo y calma para explorarlo. Me encanta la naturaleza donde puedo corretear sin peligros y a mi aire, y poder estirar las patas y sentir el viento en mi cara y la tierra húmeda acariciando mis almohadillas.
















































"Querido Namuk, demuestras con creces que ciertamente eres un campeón pues a duras penas puedes moverte y respirar a la vez. Nadie se da cuenta de que no llegas al suelo, de que estás en un ambiente que te aterra pues nada te es familiar y hay a tu alrededor miles de perros a los que no puedes analizar, ni conocer. Sólo puedes sentir su miedo, que es igual que el tuyo. No hay briznas de hierba, hay suelo frío y duro impregnado de tantos olores que colapsan tu cerebro. Sonidos de ladridos incesantes y desesperados donde debería haber cantos de pájaros. No tienes libertad de movimiento, a veces hasta te cuesta mantener el equilibrio colgado permanentemente de un cordel que estrangula tu cuello. Es imposible Namuk, aquí no tienes ni una mínima posibilidad de sentirte tranquilo."

Otra cosa que ocupa un lugar importantísimo en mi vida es el contacto social. Me aporta tanta paz interior. Me gusta conocer perros nuevos, sin prisa, sin presión, con respeto y educación. Nosotros los perros tenemos un lenguaje silencioso magnífico especializado en la evitación de conflictos, porque somos seres pacíficos y cordiales. Para poder desarrollarlo necesitamos libertad de movimientos, que no interrumpan nuestras conversaciones, que no las fuercen. También es necesario espacio para poder poner en práctica todas las habilidades comunicativas con las que nacimos. Somos muy muy curiosos y es vital para nosotros socializarnos pues es una forma de ganar confianza y sentirnos con la autoestima por las nubes.










































































































"Querido y resignado Namuk, barrotes, barrotes y más barrotes que, paradójicamente son los que te dan un mínimo de seguridad. Dormir es imposible, dormitar a veces, de puro agotamiento es la única opción. Tu mirada confusa, ves pasar el mundo sin entender nada. Solo deseas que el día termine sin perder la esperanza. Miras a ese humano que está demasiado nervioso para leer tus ojos, le esperas y te resignas."

Otra cosa que llena mis días es mi relación contigo humano mío. No sabría cómo explicarte lo que significas para mí. Nací dispuesto a confiar mi vida a tus decisiones, preparado para acompañarte, comprenderte, ayudarte y enseñarte. Por ti y contigo iría al fin del mundo porque me das la vida, la seguridad que necesito pero siempre dejándome ser yo mismo, sin subestimarme. Respetando mis decisiones, escuchándome y entendiéndome, conociéndome y aceptando cosas que para ti son incomprensibles, como muchas tuyas que para mi también lo son. Nuestra relación no es otra cosa que el amor más puro, recíproco, empático, respetuoso. Formamos una alianza perfecta y equilibrada. Gracia humano mío por tratar de hacerme entender, o al menos aceptar como algo no peligroso este mundo de locos al que me has traído y que no está hecho para mí. Por ti me adapto y sacrifico lo que sea necesario.







































"Querido y decepcionado Namuk, los humanos están demasiado ocupados hoy en alimentar su ego como para darte una explicación que puedas entender. Se te fuerza a poner posturas incómodas, a estarte quieto cuando lo que te apetece es salir corriendo de allí. Tienes que soportar que te toquen y manipulen violando tu espacio personas que no conoces y que resultan amenazantes. Absolutamente todos tu códigos y valores son pisoteados, todos menos uno, tu belleza y perfección. Esa que a ti no te sirve para nada, porque , como buen perro que eres, te vales de principios mucho menos efímeros. Esos principios te hacen grande. Tu no juzgas a tu humano jamás, bajo ninguna circunstancia."


Quisiera hacer una reflexión personal. Sabiendo lo que se a día de hoy acerca de los perros y con todo lo que me queda por saber, me atrevería a decir que las exposiciones de belleza son una de las tareas más crueles a la que sometemos al perro, porque no hay ni una sola de sus necesidades cubiertas en una exposición de estas características. Creo que la mayoría de las personas que participan sienten amor hacia sus perros, o creen sentirlo. Esto no cuestionable, pero no son capaces de leer sus miradas, de salir de su vorágine y darse cuenta de que todo esto no es justo.

Quiero pensar que hay esperanza. Estas fotografías fueron tomadas en el Bilbao Exhibition Center el 28 de noviembre, en la "50 Exposición Internacional Canina". Hacía muchos años que no asistía a un evento de estas características, y sinceramente iba con la esperanza de ver algo de luz entre las sombras, pero mi decepción no pudo ser más extraordinaria pues nada, absolutamente nada en lo que se refiera al bienestar del perro ha cambiado en 15 años. Con este artículo sólo pretendemos transmitir a los humanos parte de lo que aquél día nos dijeron todos esos perros desesperados, desesperanzados y muchos derrotados, a los que escuchaba. Vimos cosas realmente alarmantes y tristes pero nuestro objetivo era claro y no lo perdimos de vista. Gracias Jorge Otero por las fotos, sin ellas sería imposible transmitir el mensaje.

Y como colofón, hemos querido añadir el "Decálogo de la buena convivencia perro-humano" redactado por Dog Training Dogs, muchas gracias por dejarnos este trocito de buen trabajo, y de paso aprovechamos para felicitaros por vuestra impecable labor.

DECÁLOGO DE UNA BUENA CONVIVENCIA PERRO-HUMANO

1.- AMA a tu perro por cómo es, no por lo que querrías que fuera

2.- ESTUDIA su naturaleza, conoce de dónde viene, qué necesita, cómo se comunica.

3.- RESPETA sus espacios, sus gustos, sus bioritmos. EL ritmo de los perros no es igual que el nuestro.

4.- NO FUERCES, proponle y aprende a escuchar lo que tu perro tiene que decirte, los resultados te sorprenderán.

5.- SE HONESTO, pide ayuda si no sabes cómo ayudar a tu perro a solucionar sus problemas.

6.- ENRIQUECE su entorno social, tu perro necesita amigos, ayúdale a encontrarlos.

7.- TEN PACIENCIA, los resultados no se producen con la rapidez que deseamos, el ritmo de cada perro es diferente.

8.- VALORA su individualidad, no hay dos perros iguales, el perro que pusiste en tu vida es único, valora lo que le hace especial.

9.- CUIDA su estado emocional, toso es importante en conjunto, actividad, alimentación, descanso, enriquecimiento social...

10.- DISFRUTA del camino juntos, es breve, aprovecha mucho los momentos especiales que tu perro te regala.


Escrito por: Izaskun Arenas Moreno (kukusumusu1977@gmail.com)
Fotografías: Jorge Otero (jorge1476@outlook.com)